Un hombre de 45 años adicto a la cirugía acaba con una erección permanente después de operarse la nariz

Entrar en un quirófano conlleva sus riesgos y si no que se lo pregunten a un estilista croata y adicto a la cirugía llamado Neven Ciganovic, el cual afirma que una operación en el quirófano le provocó una erección dolorosa y permanente.

 El hombre, de 45 años, acudió a Irán donde estaban haciendo un documental sobre su vida y se realizó una rinoplastia con tan mala suerte que su cuerpo reaccionó mal a la anestesia general. Acto seguido le diagnosticaron priapismo, una erección no deseada, duradera y dolorosa que no está acompañada de deseo sexual. Se trata de un trastorno en el que la sangre llega a los cuerpos cavernosos del pene, pero no retorna y por ello duele.

 

Acudió a un hospital de Belgrado para recuperarse, pero durante ese tiempo le negaron los analgésicos a pesar de estar agonizando. Neven ha asegurado que otra operación ha conseguido liberarlo de su priapismo, aunque la recuperación completa tardará unos meses.

El protagonista de esta historia no se ha tomado demasiado mal el trastorno ya que sube fotografías en las que se ríe de si mismo, algo bastante sano.

Neven se ha realizado más de doce operaciones de cirugía plástica. Tres rinoplastias y procedimientos en labios, estómago y barbilla. Tiene muchos tatuajes y piensa que esa última operación que le provocó priapismo será la que mejore su apariencia lo suficiente como para lanzarlo al estrellato.

 

Hace caso omiso de esas personas que lanzan críticas diciendo que las cirugías solo han conseguido empeorar su apariencia y que antes estaba mejor, ya que piensa que cualquier persona se vería mejor su fuese 20 años más joven.