Un columpio a 1.110 metros de altura para saltar al vacío ¿te atreverías?

En Noruega queda ubicado uno de los puestos de salto base más concurridos del planeta, sobre todo porque es en un peñasco que brinda un paisaje espectacular y una altura considerable.


Deportista extremo saltando desde Kjerag. Foto Caption vídeo

El sitio se llama Kjerag y allí suelen venir cientos de deportistas extremos que buscan en el lugar nuevas maneras de experimentar con los estilos de saltos.

Una de las “locuras” que han inventado es un trampolín desde el que se impulsan dando un toque de más emoción al lanzamiento.


Salto desde la cima de Kjerag. Foto Caption vídeo

Aparte del típico paracaídas que la mayoría usa para los saltos, hay lanzamientos con wingfly, un traje que tiene unas “membranas” para la sustentación, que le permite al paracaidista desplazarse por más tiempo horizontalmente mientras cae.

Llegar a un sitio para saltar “literalmente” al vacío es algo que desde el punto de vista de algunos resulta llamativo, pero, de igual manera, hay muchos que consideran al salto de base una actividad que es mejor no realizar, sobre todo si se sabe que es uno de los deportes extremos más peligrosos.