Pelea a machetazos a plena luz del día en el Raval, Barcelona

A veces se viven en España escenas sacadas de una película de bajos fondos estilo Training Day que, a menudo, pensamos que no ocurren en nuestro país y que solo suceden en otros lugares más peligrosos.

Pero, ayer mismo, se produjo una situación en el Raval, Barcelona, realmente espeluznante. Pasó en la confluencia entre las calles Oms y San Beltran, en la zona sur del barrio, donde se vivieron unos momentos especialmente tensos.

Todo fue grabado por un vecino que registró las imágenes desde el balcón de su casa con un móvil.

El vídeo muestra cómo dos individuos tienen un duelo a plena luz del día. Uno de ellos viste un abrigo enorme, en una mano lleva en una mano un machete y en la otra la funda de este, mientras que el otro estaba armado con un simple puñal y una pieza de ropa rodeándole la otra mano a modo de escudo.

Al del puñal se le ve especialmente nervioso mientras que el otro muestra un exceso de confianza y hace varios amagos con el machete para asustarlo. Seguramente esta seguridad se debe a que podemos deducir que va acompañado de otros amigos o compañeros suyos.

Hay un momento bastante surrealista (incluso dentro de esta escena tan peculiar) en que, del abrigo, se le caen unos nunchakus que aparta de una patada.

Después de distintas intentonas en lo que recuerda a una pelea entre dos cobras, el señor  del abrigo da un golpe al aire que, aunque no se ve a la perfección, le hace un corte limpio en la pierna a su oponente.

A partir de aquí, el que lleva el cuchillo empieza a cojear y a arrinconarse (sin amedrentarse del todo), dejando marcas de sangre en el suelo mientras la rodilla se le va empapando.

El enfrentamiento duró hasta 3 minutos, hasta que llegó la policía y, mientras el del abrigo había huido, el otro esperaba en la misma calle donde se habían producido los hechos.

Más tarde se ha sabido que la Guardia Urbana ha conseguido detener a todos los participantes en la pelea que, se dice, se ha producido por un tema relacionado con el tráfico de drogas.

Estos momentos tan tensos son un ejemplo más de los problemas de convivencia que está viviendo el barrio. En el Raval cada vez abundan más los narcopisos, viviendas ocupadas con el objetivo de convertirlos en puntos de venta y consumo de drogas.

Es verdad que la presión vecinal (prácticamente los únicos que han afrontado la problemática) consiguió, en un principio, mermar ese tipo de actividades señalizando con pintadas donde se encuentran estos pisos, pero esto solo ha hecho que este tipo de negocios se vayan trasladando por distintos lugares del Distrito de Ciutat Vella.

ramos que la situación del barrio se solucione y no tengamos que ver más escenas como esta que muestran la cara más oscura del Raval.

A continuación, os dejamos aquí el vídeo para que podáis juzgar las imágenes vosotros mismos (aunque no hay ninguna imagen especialmente sangrienta, los que seáis más sensibles a este tipo de momentos podéis absteneros de verlo).