Crean una muñeca sexual que hace llegar al orgasmo y te llama por tu nombre…

Gracias a un sistema de inteligencia artificial, Samantha, una muñeca interactiva de silicona grita “esto es agradable” cuando le tocan los pechos y llama a su propietario por su nombre.

Un científico experto en bionanotecnología, el catalán Sergi Santos, es el creador de Samantha. Esta muñeca tiene una piel parecida a la humana, el cabello largo, los labios carnosos y medidas 90-55-90.

A diferencia de otras muñecas sexuales, Samantha reacciona al placer sexual llamando al propietario por su nombre y saltándose los preliminares en el momento adecuado.

“A Samantha le gusta que la toquen, le gusta siempre que la besen y responde, básicamente, al punto G y a los pechos”, explica su creador.

Gracias a un sistema de inteligencia artificial, la muñeca sabe decir ‘esto es agradable’ cuando le tocan los pechos.

Entre 1.600 y 10.000 euros es el precio de tener a Samantha, la muñeca sexual más innovadora hasta el momento.