8 Trucos para tener la memoria de un elefante y aprenderse cualquier examen en menos de lo que canta un gallo!

Nuestra época de estudiantes nos ha hecho saber lo productivo que podemos llegar a ser bajo situaciones de estrés. Justo un par de días antes de una prueba o un examen importante somos capaces de meternos en la cabeza todo el temario para poder “vomitarlo” algunas horas después.

Eso sí, todo lo aprendido desaparece de nuestra mente para siempre tras el examen, como si nunca hubiese existido. Seguramente no te pille por sorpresa, pero una investigación reveló que con este modelo de aprendizaje sólo estás perdiendo el tiempo.

Así lo comprobó Peter Brown, un destacado psicólogo de la Universidad de Washington, quien entendió cuál es el mejor método para asimilar nuevos conocimientos tras pasar 80 años de su vida investigando el aprendizaje y la memoria.

¿Quieres mejorar tu memoria? ¡Sigue estos útiles consejos!

1- No releas tus notas


wavebreakmedia / Shutterstock

Durante sus investigaciones, Peter observó que repetir una y otra vez la misma información no hará que se grabe en tu memoria, al contrario, hará que te confundas más.

Cuando lees por primera vez el capitulo de un libro, haces el primer movimiento de abstracción y, más o menos, algo aprendes. Pero al hacer la segunda lectura, tu cerebro cree que ya conoce dichas ideas y se pone en plan “esto ya lo sé”, lo que evita que hagas un proceso más profundo de comprensión.

2- Date un tiempo de descanso


Marcos Mesa Sam Wordley / Shutterstock

Es inútil que te pases nueve horas dandole vueltas a la misma información, por muy desesperado que estés por aprobar el examen. Repetir una y otra vez la mima información solo produce confusión. Si tienes la suerte de memorizar algo, seguramente lo olvides en no más de una semana.

Intenta espaciar los momentos de estudio para no caer en la repetición y varía las estrategias de aprendizaje. Recuerda que no eres una máquina y necesitas tu tiempo.

3- Conecta lo aprendido con algo que conozcas

El ser humano relaciona constantemente objetos y pensamientos de forma natural, por lo que no te debería ser difícil utilizar esta estrategia para adquirir nuevos conocimientos.

No te preocupes, resulta bastante sencillo, si estudias historia, específicamente sobre la Segunda Guerra Mundial, puedes relacionar sus inicios con la pintura del “Guernica” de Pablo Picasso. La fecha en que fue pintada la obra y el inicio de la Guerra son la misma.

4- Repasa el temario varios días


Pressmaster / Shutterstock

Tradicionalmente, los profesores suelen tratar un tema por día, aunque de esta manera lo único que se fomenta es el desaprendizaje.

Puedes intentar reducir este problema teniendo a mano flashcards o diagramas cerca de tu lugar de estudio. No es necesario que las repases a diario, solo con ver este tipo de materiales sobre la mesa y recordar qué contenían será suficiente para que tu memoria trabaje constantemente y mantenga las ideas que aprendiste anteriormente.

5- Usa flashcards

{keyword}
Theodysseyonline

Las flashcards no son más que pequeñas fichas que siguen el modelo de pregunta-respuesta. En un lado de la tarjeta debes escribir la pregunta del tema y en el reverso debes desarrollar la información que responde la cuestión.

La utilidad de estas tarjetas aumentan considerablemente si añades algún dibujo que te ayude a relacionar el tema estudiado. Recuerda que el sentido más importante del ser humano es la vista, por lo que mientras más colorida y llamativa sea la información, más fácil te será retenerla y recordarla.

6- Hazte preguntas sobre lo que has aprendido


wavebreakmedia / Shutterstock

Después de asimilar la información tras una lectura, el siguiente paso debería ser la autoevaluación. Puedes guiarte con los cuestionarios que suelen aparecer al final de los libros o realizar tus propias preguntas.

El objetivo de este ejercicio es obligar a tu cerebro a “recuperar” la información que acaba de obtener. Al preguntarte te obligas a dar una respuesta por ti mismo, la cual será el resultado de una profunda y original reflexión.

8- Haz de tu información un dibujo

{keyword}
Pinterest

No tienes que dibujar una obra de arte, basta con que hagas un dibujo sencillo, un diagrama, un mapa conceptual o cualquier otro modelo por cada concepto que estés trabajando.

El objetivo de este ejercicio es que puedas ordenar la información de manera visual. Tu memoria recordará más fácil una imagen o un símbolo que una hoja llena de texto.